Imprimir esta página
Martes, 21 Agosto 2012 11:14

Previendo el Presente

Escrito por
Valora este artículo
(1 Votar)

Un fondo anti crisis para el patrimonio histórico cultural y natural.

Vuelvo a los nudos celtas, a la bola, esa complejidad propia de las relaciones sociales, el magma en el que se desenvuelve la vida.
Imbricados caminos, nuestros mejores anhelos transcurren por el mismo sendero y en pos del mismo objetivo y, porque no, desatar todos aquellos nudos que nos permitan alcanzar el bienestar de todos los montenses.

 

Algo así escribí en el mes de abril, celebrando la aparición de los amigos de "La Bola. Voces que se corren". Y traigo a este artículo algunos de aquellos conceptos, porque la trama de lo cotidiano es tan compleja y las situaciones están tan entrelazadas que se hace cuesta arriba poder determinar el pulso del momento y seguir manteniendo una mirada aguda, abierta y objetiva sobre lo que nos sucede día a día.
Pero en la recorrida por los medios gráficos principalmente nacionales y locales, me encontré con un trabajo y casi imperceptiblemente el nudo se desató y la pluma encontró su ritmo. "Previendo el futuro" es el título de la nota, su eje es la creación de un Fondo Anti-Cíclico Fiscal para dar respuesta a situaciones de crisis que pudieran surgir en el futuro. Línea que me disparó múltiples interrogantes como que ¿No encierra una mirada poco promisoria del futuro?, ¿Es la crisis un estado natural al que estamos condenados los argentinos? Y muchas dudas más. Pero no es este aspecto el que me interesa desarrollar ni el concepto que atrajo mi atención. Es esta línea que transcribo tal cual "de esta manera, ante una eventual situación de emergencia social, económica o ambiental... el municipio podría subsanar esta situación utilizando estos recursos, cumpliendo adecuadamente con sus obligaciones". He aquí el punto en cuestión.
Por alguna razón sentí reconocimiento a tantos artículos donde abordábamos la problemática del patrimonio histórico cultural y natural. Intencional o colateralmente la propuesta puso el dedo en la llaga, diría, pero también consciente o no dejó entreabierta la posibilidad de encontrar un mecanismo que se traduzca en política pública y que permita definitivamente tratar como corresponde al patrimonio de todos los Montenses.
No puedo extenderme más, quedando aspectos por profundizar como el del presupuesto para la conservación, expresaba en uno de los encuentros con Ustedes Amigos Lectores. Pero en esta oportunidad y con el pie que me da la Licenciada, podemos empezar sin miedos a profundizar el tema presupuestario. Y me surgió que la emergencia ambiental no es a futuro, es en tiempo presente. El patrimonio histórico cultural y natural, hace agua o como le digo a mis alumnos, está en algunos aspectos por debajo de la línea de flotación. La emergencia ambiental lo incluye porque lo patrimonial en tanto construcción socio-cultural se desarrolla en el medio ambiente. Por eso imaginé, que grato sería que pudiéramos contar con una herramienta económico financiera, como el Fondo Anti-cíclico del cual se pudiera desprender la partida correspondiente al sostenimiento, conservación, recuperación e incentivo del patrimonio histórico cultural y natural. Dotando a estos aspectos de la vida comunitaria de la independencia y de la libertad ante los impulsos personales o gustos coyunturales.
Está comprobado que la inversión y la reinversión en políticas públicas serias ligadas a lo patrimonial, da resultados económicos importantes. Los ingresos en términos turísticos culturales en ciudades como Buenos Aires o Barcelona o Cartagena de Indias, son considerables. México, un referente a nivel mundial en temas patrimoniales destina casi el 7,3 de su P.B.I. Apostar a la cultura y a lo patrimonial, es de alto impacto para las arcas de cualquier gestión de gobierno cercana a la gente y preocupado por las necesidades de la gente. Acá otra cuestión a debatir, son los aspectos relacionados a la infraestructura, la vivienda, la salud, la seguridad, los únicos por los que debemos preocuparnos como comunidad. Acaso lo patrimonial no es también una obligación del estado municipal y como tal está comprometido a subsanar la situación crítica en la que se pudiera encontrar. Seguramente son variados los puntos de vista ante estas cuestiones, pero alguien debe asumir la voz del patrimonio, alguien debe asumir su defensa ante la vertiginosa topadora del progreso global.
También se comparten los deseos expresados en cuanto a dejar de lado las diferencias, las viejas dicotomías y que sumemos y acompañemos todas aquellas medidas que tiendan a mejorar el día a día de todos los Montenses. Lo que digo es que todo esto no se puede seguir haciendo de espaldas al patrimonio histórico cultural y natural.
"Hemos destruido algunos servicios por el manotazo de la moda. Así se han arrinconado estúpidamente elementos del patrimonio, llenos de la presencia de la memoria porque no se ha sabido reinterpretarlos".
Por qué no idealizar que lograremos como comunidad garantizar la sustentabilidad de las áreas encargadas de la gestión cultural y de lo patrimonial y poder reordenar y reinterpretar el patrimonio, que no es otra cosa que ordenarnos y reinterpretarnos a nosotros mismos como comunidad.

Leer 4592 veces Modificado por última vez en Martes, 21 Agosto 2012 11:22
Prof. Alejandro Cortés

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lo último de Prof. Alejandro Cortés