El tren del progreso…
Spanish English Portuguese
Jueves, 21 Junio 2012 08:20

El tren del progreso…

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

En busca del principio de una historia cargada de recuerdos.

Seguramente muchos recuerdos se recuperarán, de alguno de los múltiples lugares del arcón de la memoria y vienen acompañados por el lejano sonido del paso del tren.

Hablamos de búsqueda porque es una historia que está para contarse. Pero para continuar con la difusión, es necesario escribirla, y ese es el sentido simbólico, que tiene el 24 de junio de 2012. Es el punto de partida que los vecinos del "Paraje Los Eucaliptos", eligieron como fecha de inicio del proceso de recuperación de la memoria colectiva del lugar, que viene sin dudas por los rieles del viejo servicio del tren provincial.

Son muchos los protagonistas anónimos de esta historia, pero siempre, que el historiador comienza a trabajar con su materia prima, el común de los lectores piensa que retoma su tarea por el pasado. Y no es así, en realidad, son los hechos más cercanos los que le dan el puntapié para comenzar a delinear, los caminos por los que volverá a lo pasado. Ese es el rol que tienen un grupo de Amigos que pensaron durante los primeros días marzo, que podría darles una mano, en esta empresa de magnitud que poco a poco se ponía en marcha. Mi Querida amiga y popularmente conocida como " La Negra Gómez"; una vecina con mucha historia en el lugar, Teresa; una distinguida compañera de trabajo " Ana"; y un reciente poblador comprometido con la causa, Oscar. Cada uno de ellos, realizó un aporte, algo así como el combustible, para que la "Zorra" recobrara vida y volviera a desandar el recorrido del viejo camino de hierro. No hay historia sin protagonistas y en este relato son múltiples, mis amigos, son solo el vértice de toda la riqueza social y emocional que está todavía a la espera de ser descubierta. Hasta aquí un poco de trazos con cierta poesía. Ahora algún dato básico para ordenarnos y ubicarnos. Hablamos del "Paraje Los Eucaliptos". La estación era intermedia del otrora Ferrocarril Provincial de Buenos Aires, para los servicios interurbanos y también de carga hacia y desde La Plata, Mira Pampa, Loma Negra y Azul. No opera servicios desde 1961. Según algunos datos referenciales, el Paraje pertenecía a la conocida Línea Oeste: Entre el Puerto de La Plata, y el Meridiano V, pasando por la ciudad de La Plata y los partidos de Brandsen, Monte, Saladillo, 25 de Mayo, 9 de Julio. El mismo constaría de dos ramales. Uno de 270 kilómetros de extensión con dirección al Meridiano V, partiendo desde alguna estación intermedia entre Monte y Saladillo. El otro ramal partiría desde proximidades de General Alvear hasta Olavarría, pasando por Sierra Chica.

Un dato que me asombró, fue saber que se había proyectado la Línea Sur y que la misma nacía en un punto intermedio entre Monte y Brandsen, llegando hasta Mar del Plata. A medida que uno se va relacionando con la información, se transporta a ese pasado y puede, de a poco, comprender el impacto y la magnitud de una obra ferroviaria. Sin dudas, el interior bonaerense debe parte de su desarrollo a un proyecto de estas características. Después el ferrocarril, fue abandonado como una política de estado hasta llevarlo a una situación de punto muerto. Para que ahondar en esa historia, que ya todos conocemos y en la cual también tenemos algunas de las cuotas de responsabilidad.

La historia del "Paraje Los Eucaliptos" se inscribe en las páginas de los grandes relatos del progreso de la provincia y su devenir en el tiempo quedó atado a los vaivenes sociopolíticos característicos de la historia más cercana a nosotros. Cuenta también que un 17 de marzo circuló el primer servicio público, en un primer tramo que comprendía 206 kilómetros entre la estación La Plata y la Estación Saladillo Norte. Demás está decir que el paso del ferrocarril fue creando poblaciones que dieron vida a vastas regiones que se encontraban despobladas y se convirtió en un nexo, entrelazando las producciones locales, pero también dando sustento a interesantes y ricas tramas sociales, que le dieron una característica especial a la vida rural en el interior de la provincia.

En este punto, Monte, aporta interesantes relatos que fueron en parte recopilados, a partir de esas apasionadas historias que pusieron en marcha el intrincado mecanismo de la memoria, pudiendo saber que "la gente detenía el tren en cada estación con la mano y recibían por ejemplo los periódicos diariamente y a su vez cargaban leche, frutas y animales y recibían también insumos...". Es importante destacar que el flujo de pasajeros era importante, por lo cual se podría deducir que la llegada del tren recrearía un interesante momento para pasear y fortalecer las sociabilidades entre los pueblerinos y los foráneos. Recorrer cada una de las historias, es hundirse cada vez más en un tiempo que se fue y en ese tiempo quedó "el placer de matear mirando por la ventana mientras se producía la carga y descarga de los vagones". Con el ferrocarril el impulso poblacional era de mucha importancia y las escuelas del Paraje se convirtieron en centros sociales fundamentales para dar vida a encuentros, cine, bailes, proyectar a futuro. Es esto, una mínima expresión de un rico patrimonio, parafraseando a Ana y Oscar que colaboraron con la tarea

toda esta historia es el patrimonio intangible de nuestra patria, sustancia laboriosa de nuestra identidad nacional.

El punto de partida parecía muy lejano, a medida que fui relacionándome con la información y con la hiperconextividad propia de las nuevas tecnologías, las líneas se sucedían y se reproducían. Pero demasiado generosos con este espacio. Además que es solo el hilo conductor en una compleja trama "la historia del Paraje Los Eucaliptos" que está por escribirse, en la cual solo estoy dando los primeros trazos, que quizás sirvan para que otros, puedan recuperar esas páginas del libro de nuestra historia como comunidad y devolverles el lugar de importancia que se merecen tener en el relato de nuestro devenir en el tiempo.

También es necesario que el caudaloso río de información sea pasado por el tamiz de la ciencia, y así darle fortaleza al relato. Son muchos los aspectos a desarrollar, pero para finalizar esta primera etapa, me quedo con lo expresado en unas líneas anteriores, reconstruir la historia del "Paraje los Eucaliptos" es recuperar el patrimonio intangible de una parte de los Montenses. Y como ciudadanos tenemos la responsabilidad de atesorar, cuidar y de ser necesario recuperar toda esa riqueza, para que las generaciones futuras sepan quienes somos, sepan que hubo un tiempo de grandeza, sepan que los montenses respetan sus orígenes y han sabido luchar ante las adversidades y sobrevivir no de espaldas al pasado, sino reconociéndolo y apostando al futuro. Me surge esta reflexión tomada de algunas de las tantas historias que uno lee "...un pueblo olvida, cuando la generación poseedora del pasado no lo transmite a la siguiente...". Por suerte los vecinos de los "Eucaliptos" han abierto la tranquera decididos a no olvidar.

Leer 4555 veces Modificado por última vez en Jueves, 21 Junio 2012 08:30
Prof. Alejandro Cortés

Email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Inicia sesión para enviar comentarios
Facebook
Seguinos en Twitter
Suscribite al Feed