Imprimir esta página
Lunes, 16 Abril 2012 10:14

Héroes...

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

En las ediciones anteriores veníamos desarrollando una serie de artículos cuyo eje conductor es "el patrimonio de una comunidad en todas sus dimensiones". Hoy nos corremos de ese eje, para darle centralidad a un momento de nuestro pasado más reciente, que aún 30 años después, nos conmueve y nos moviliza hacia la reflexión, al recuerdo, a repasar en nuestra memoria, buscando hallar respuestas al por qué de la Guerra de Malvinas.

Pero antes de adentrarnos en algunas líneas dedicadas a todos aquellos jóvenes que, movilizados por el sentimiento patriótico imperante en la época, fueron detrás de un objetivo tan abstracto y concreto a la vez, defender la soberanía; podemos establecer algunas relaciones entre el abordaje de la temática del patrimonio y Malvinas. En general cuando preguntamos sobre patrimonio, la gente tiende a referenciar hechos que han sucedido hace mucho tiempo o dar cuenta de vestigios que tienen que ver con cosas "viejas". Pues no. Malvinas es un rico campo de trabajo que nos permitiría reconstruir un momento clave para comprender mucho de lo que nos sucede hoy. Malvinas permitiría profundizar el conocimiento del lo que se denomina "Patrimonio Intangible" o permitir el desarrollo de la llamada "Historia Oral". Pero dejaremos estos temas para sucesivas columnas y darle paso a un texto que fue pensado y tipeado con mucho afecto, una fuerte carga sentimental, un nudo en la garganta producto del impacto del relato analizado, mucho respeto y altas dosis de reconocimiento para todos los Héroes del Atlántico Sur.

-------------------------------------------------------

Nos reúne un hecho clave de nuestra historia reciente, 30 años de la Guerra de Malvinas.

En las últimas horas del viernes a la tarde y ante la estadística de que 800.000 argentinos disfrutarían de un feriado largo y otros tantos disfrutarían en sus casas, en sus trabajos, escribía en la red social : No importa, o si, dónde vamos a estar el 2 de abril. Hay algo que no deberíamos olvidar, y es que hace 30 años un hecho cruento como la guerra fue la llave para salir de otro hecho cruento y nefasto como fue la dictadura militar. En ambos casos, las utopías y los sueños de muchos argentinos quedaron truncadas. Ellos, quienes estuvieron en el frente de batalla, no sabían quizás de intereses, mezquindades políticas, solo cumplieron con su deber, defender la patria. Ellos son los verdaderos héroes de esta historia.

Más allá de los datos meramente históricos, que por suerte abundan en los medios de comunicación, me pareció que la oportunidad de ser parte de un acto de estas características implicaba fundamentalmente, desde mi doble condición de Docente e historiador,

Pedir, incentivar y colaborar en el complejo proceso que implica, recordar y activar la memoria.

Es quizás el mejor homenaje para todos ellos,

• No olvidarlos

• Nunca más.

El contexto actual, revitalizó el debate. Discusiones que sin dudas desde las más diversas vertientes se sustentan en la indeclinable posición: las Malvinas son Argentinas.

Mirando un registro fílmico, pensaba, que es una obligación como sociedad implementar todos los mecanismos para que, lo sucedido en aquellos años, llegue desprovisto de toda tergiversación a cada unos de los que habitamos este suelo.

Los relatos de quienes sobrevivieron a esa locura son conmovedores y cuanto más nos adentramos en la verdadera historia, más insignificantes nos sentimos y más grandes son, cada uno de ellos, los soldados, los que estuvieron en el frente de batalla.

• La guerra lamentablemente fue la forma más práctica de ver cómo nace un héroe.

• Expuestos a las inclemencias del tiempo

• Sometidos en algunos casos a condiciones serviles

• Obligados a una convivencia inhumana

• Desprovistos de toda tecnología

• Ocultados a pesar de haber luchado y haber sobrevivido a la guerra

Los ex combatientes o veteranos de guerra, hay un sector que considera más adecuada esa categoría de identificación, son verdaderos héroes y se merecen que la sociedad les asigne el lugar que se ganaron por defender a la patria, por defendernos.

Pensaba entre otras cosas, que quienes fueron a Malvinas, tenían un año más que mis alumnos y reflexionaba, que locura cometimos como sociedad, que precio tan alto, para un capricho político.

Por eso mi reclamo ante las autoridades en todos sus niveles, en mi condición ahora de ciudadano pero también como adulto responsable es comprometernos de mutuo acuerdo a que la llave del cajón de la guerra, de ésta guerra como de otras guerras, la tiremos en algún lugar, de donde sea muy difícil sacarla, por cualquier motivo.

No podemos permitirnos como sociedad otra locura, y ellos, nuestros héroes, son el testimonio vivo del horror vivido y son el reaseguro para que las generaciones futuras sepan lo que paso.

Leer 23481 veces Modificado por última vez en Lunes, 16 Abril 2012 10:18
Prof. Alejandro Cortés

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El Tiempo

Ingresar