Lunes, 02 Abril 2012 23:53

Argentina Retro - Fumándonos los Laureles que Supimos Conseguir

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Las estrofas más enérgicas y motivadoras de nuestro himno nacional, nos alientan y comprometen con el "Sean eternos los laureles, que supimos conseguir. Coronados de gloria vivamos o juremos con gloria morir".

Al día de hoy, debemos decir "ni lo uno, ni lo otro", puesto que para que los logros obtenidos sean perdurables, deberíamos trabajar todos los días en mantenerlos y más aún, en alcanzar nuevos, cosa que obviamente no estamos haciendo como sociedad.

Esto nos lleva más a pensar en que, definitivamente, a esta altura del siglo, no estamos viviendo "Coronados de Gloria" (ni mucho menos). Que a lo sumo y a pesar de jurar lo contrario en cada fiesta patria, evento social o deportivo, terminaremos muriendo "sin pena ni gloria", ignominiosamente, cual artista que se desvanece en las sombras y se sume en la miseria, aferrado al recuerdo de sus éxitos pasados.

Si bien no son mi especialidad la economía, ni la política, apelo al sentido común y a los datos de la realidad, para expresar mi profunda indignación por lo que estamos haciendo como país y por la aparentemente crónica desidia en que nos estamos revolcando.

Nuestra "Nueva Imagen"

Un mínimo ejemplo de nuestra "nueva imagen", es el de un ingeniero que trabaja para una empresa alemana y que hace unos meses, quiso transferir su sueldo a nuestro país.

Como su cuenta local estaba también a nombre de su madre (para que alguien pudiese ocuparse de las obligaciones que este profesional tiene en el país), le rechazaron la operación y casi lo investigan por lavado de dinero, cuestionando por qué una maestra jubilada recibía una suma de dinero del exterior (sin verificar siquiera, que la cuenta era compartida).

Pero esto no termina acá. Este profesional, comiéndose el tiempo perdido, los perjuicios ocasionados, dejando de lado todo orgullo y con toda humildad, acudió varias veces a su empleador alemán, para ver si podían rescatar el dinero y hacer una operación alternativa. La empresa empleadora, le dijo que no se hiciera problema. Que estaban acostumbrados a tener problemas de ese tipo, con países impresentables (en realidad usó un término más duro) como Sri Lanka o Argentina...

¿Vamos bien no?. Todavía seguimos pensando que somos "vivos" y más inteligentes que el resto. Que estamos siempre un paso adelante. Sin duda, deberíamos revisar cuáles son los "laureles que supimos conseguir".

Fumándonos los Laureles

Productos

Hace unas décadas, nos enorgullecíamos de ser "el granero del mundo". Ahora seguimos siendo un proveedor de "Commodities" y ya sin orgullo, porque los demás países, elaboran nuestras materias primas y nos venden productos de alto valor agregado. Obviamente, hay excepciones, pero éstas, generalmente responden a empresas privadas, que son exitosas gracias al doble esfuerzo que hacen para sobrevivir.

Materia Gris

Argentina generaba una gran cantidad de prestigiosos científicos y profesionales, que investigaban y desarrollaban formas novedosas y vanguardistas de solucionar problemas comunes, volcando sus adelantos, primero, en el país. Todo esto, porque se gestaban en un sistema educativo de excelencia, con políticas claras y en una sociedad que abría espacios para el desarrollo de los profesionales que generaba.

Hoy son muy pocos los profesionales que logran desarrollarse con una proyección internacional y quienes con el doble de esfuerzo lo logran, prestan servicios en otros países.

Peor aún, es la desorientación, desinterés, falta de objetivos, desmotivación, y ausencia de proyectos de vida que manifiestan nuestros jóvenes. Sin duda, si esto se sostiene en el tiempo, nuestros hijos no serán más que "mano de obra barata".

Cultura del Trabajo

Era una premisa trabajar para conseguir lo que se necesitaba y un orgullo ser honrado (...pues no es vergüenza ser pobre y es vergüenza ser ladrón).
Hoy tenemos familias de tercera generación de "no trabajadores" (chicos que no trabajan, pero que tampoco vieron trabajar ni a sus padres ni a sus abuelos), concebidas por una práctica de asistencialismo denigrante. Seguramente, la culpa no es del chancho, sino, de quien le da de comer.

Nos hemos comido tantas veces el verso de "no hay trabajo", que realmente nos convencimos de ello, pero nuestros propios edificios, son construidos por paraguayos y bolivianos (que evidentemente y más allá de las condiciones, tienen ganas de trabajar).

Liderazgo y Reconocimiento

Estábamos posicionados como líderes Latinoamericanos (y en algunos casos, peleando puestos a nivel mundial) en varios aspectos (ciencia, educación, tecnología, energía, arquitectura, moda) y mirábamos a otros países por "encima del hombro", con una repudiable actitud de soberbia (que a la larga se paga).

En la actualidad, somos tan indiferentes con quienes realmente entregan su vida por el país, que dejamos suicidarse a nuestros científicos con total apatía (por supuesto estoy hablando de Favaloro como caso ejemplar).

Recursos

Fuimos tan poco previsores, que comenzamos a importar energía y es tan pobre la exploración y la investigación sobre el tema, que ahora es Brasil quien no solo lidera la investigación, producción y utilización de biocombustibles, sino que, por las dudas, también ostenta cuantiosas reservas de petróleo gracias a una política de exploración central y que no cambia con los distintos gobiernos.

Tenemos una miopía tan aguda, que no hemos sido capaces de proteger nuestros recursos acuíferos y sin que nos tiemble el pulso, vendemos alegremente, millones de hectáreas cordilleranas con pueblos y lagos incluidos.

Seguramente, la lista es mucho más extensa y detallada, pero vamos a dejarlo acá. Creo que se entiende perfectamente a qué me refiero.

La Utopía Patriótica

Creo que tener un hijo responsablemente es uno de los sucesos más importantes de nuestras vidas y como la mayoría de los padres, uno haría todo lo posible para que su futuro sea mucho mejor que nuestro presente.

Esto debería ser primordial cuando uno ocupa un cargo público ejecutivo, pero en este caso, son todos los hijos de la comunidad los que deberían pasar a ser "propios".

En estos casos, está en juego la calidad de "Patriota" y las decisiones a tomar deberían estar en línea con el bien común y principalmente, con asegurar el futuro bienestar de las próximas generaciones.

No estoy diciendo nada nuevo. Simplemente, es el preámbulo para decir que en la mayoría de los cargos municipales, en la grandísima mayoría de los cargos provinciales y a mi criterio, en la totalidad de los cargos presidenciales, desde que tengo uso de razón, hace rato que no hay "Patriotas".

(Nótese que en los primeros casos hablo de "mayoría" porque felizmente hay excepciones).

Si evaluamos un poco las decisiones que se toman y más aún, sus resultados, llegamos a dos respuestas posibles:

A) Hemos puesto en los cargos más importantes, a gente que tiene dificultades en la percepción de la realidad o alguna incapacidad mental, que produce una escasa generación de ideas o una gran dificultad para diferenciar el bien del mal y que, por ende, determinan la falta de referencias concretas para la toma de decisiones o

B) Han llegado a los cargos más importantes, personas inescrupulosas, faltas de valores y principios, que aprovecharon los espacios vacíos que dejamos todos aquellos que, por ahora, no nos hemos comprometido con la política y que amparándose en la desidia e indolencia general de la sociedad, hacen de la miseria de sus hermanos, una práctica recurrente y sistemática, restregando lo que consiguen en el proceso (de forma nada honesta), en la mismísima cara de quienes no logran entender qué les sucede, por haber sido víctimas de una progresiva y conciente tarea de anulación de sus recursos educacionales, culturales, informativos, económicos y por ende, cognitivos. .

    Nótese que hago referencia a la falta de compromiso y participación que tenemos en general y por supuesto, me incluyo y me hago cargo de los resultados.

    Dejo a criterio del lector, la elección de la opción que más se adapte a la realidad o bien, de proponer otras posibilidades.

    Nuestro Perfil "Patriótico"

    Creo que el caso más paradigmático, si queremos mostrar el perfil "patriótico" argentino, es aquel en el que un grupo de intoxicados, decidieron entrar en guerra con la tercera potencia mundial, mandando al frente a miles de chicos sin ninguna preparación ni entrenamiento, que tuvieron que improvisar defensas adaptando armas obsoletas y que por si esto fuera poco, no podían identificar si el enemigo real estaba frente a ellos o junto a ellos.

    Me pongo de pié por aquellos "pibes", reconociendo que fueron verdaderos Patriotas, así como algunos jefes que tuvieron las agallas para pelear junto a ellos e incluyendo también a los pilotos de guerra. Todos dispuestos a morir por el país en el que vivían sus seres queridos, pero más importante aún, en el que iban a vivir sus hijos.

    Recuerdo y celebro además, la solidaridad y el apoyo de mucha gente que donó lo que no tenía, para ayudar a nuestros chicos.

    Del otro lado, están los traidores. Aquellos que seguramente encajan en alguna de las definiciones que dimos más arriba. Los generales intoxicados que de ninguna forma hubiesen ido al frente y los peores de todos... aquellos que se robaron las cosas que familiares, vecinos y amigos enviábamos para ayudar a "los nuestros".

    En cualquier caso, los dirigentes o decisores (Políticos, Militares, Sindicales, etc.) provienen de la misma sociedad y evidentemente, es ésta la que está en graves problemas, dado que es recurrente la toma de decisiones que atentan contra el bien común y que denotan, en el mejor de los casos, una total falta de Patriotismo (ni hablar de un plan estratégico o del largo plazo).

    Más allá de la Impotencia que a veces siento, los fantasmas de la resignación que en ocasiones me asaltan y a riesgo de ser criticado por quienes, como yo, aman este país, no puedo más que pensar en un futuro cada vez más triste, si seguimos por este camino.

    A raíz de los hechos mencionados, con los cuales empecé este artículo y contra mi voluntad, a veces, imagino horrorizado que en nuestros mástiles flamea otra bandera y no porque alguien nos haya vencido, sino porque nosotros mismos nos fuimos vendiendo unos a otros al mejor postor.

    Si Nos Ponemos de Acuerdo... Salimos

    Todavía tenemos posibilidades concretas de resurgir, a pesar de las vicisitudes. Si nos comparamos con otros países que han sufrido guerras devastadoras y de los cuales, han provenido muchos de los inmigrantes que hicieron grande a la Argentina aportando su sacrificio y experiencia, no deberíamos pensarlo mucho y ponernos a trabajar ya mismo.

    Creo que las coincidencias a las que deberíamos arribar son sencillas:

    • Comprometernos a participar activamente en mejorar lo que, en definitiva, es nuestro, tratando de ubicar a los mejores en los cargos ejecutivos.
    • Fijar algunos objetivos que hagan al beneficio común, enfocar la mirada en ellos y presionar para su estricto cumplimiento, sin importar quiénes sean los gestores de turno (esta fórmula básica, es la que aplican Brasil, Chile y en general, todos los países que han salido adelante). En definitiva, se trata de no borrar con el codo, lo que se escribió con la mano (un gran problema argentino).
    • Apuntar todos los esfuerzos en educar, preparar y cultivar a quienes tienen menos posibilidades y a maximizar el desarrollo de quienes se dedican a investigación o se destacan en sus profesiones, con la convicción de que es la "materia gris" lo único que nos permitirá crecer.
    • Volver a instaurar la "cultura del sacrificio", como la única forma digna y válida de conseguir lo que se necesita.
    • Por último y creo que más importante, volver a vernos como hermanos que a pesar de sus diferencias, "tiran juntos" y son una fortaleza impenetrable frente a las influencias externas.

    Si mínimamente no estamos dispuestos a comprometernos y pelear por nuestro presente y por el futuro de nuestros hijos, solo me resta decir que quien se fume el último laurel, apague la luz...

    Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que fuera. Porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera. Martín Fierro.

    Lic. Hernán Beraldo

    Leer 20107 veces Modificado por última vez en Lunes, 09 Abril 2012 14:56
    Hernan Beraldo

    Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

    El Tiempo

    Ingresar