Imprimir esta página
Martes, 02 Abril 2013 13:56

Rosas y la Federación Destacado

Escrito por 
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(3 votos)
Juan Manuel de Rosas Juan Manuel de Rosas

Siempre es una responsabilidad hablarles y así lo sentí cuando recibí la invitación para compartir pensamientos, en este acto que da inicio, a la Semana de la Federación. Y a partir de ese momento se pone en marcha la búsqueda de las ideas, de los conceptos, de las construcciones teóricas más adecuadas, para dar cuenta de la importancia de un festejo de estas características.

 

Las opciones son múltiples, pero desde el comienzo descarto que no será una clase de historia ni un relato acontecimental, para tranquilidad de todos. Por un lado porque suponía que estarían cubiertos esos aspectos por otros profesionales, más jóvenes, y por la presencia de ávidos lectores de la historia dispuestos a contar los resultados de esas ricas lecturas, como lo es el Sr. Intendente, un apasionado por la vida de Rosas. Entonces quedaba definir desde donde diría las cosas y creo que la invitación marcaba desde donde hacerlo. Compartir con Ustedes pensamientos sobre algunas de las razones históricas que nos convocan a todos en este lugar tan tradicional para los Montenses. Desde qué lugar… esto me recordó cuestionamientos de mis alumnos en algún momento, cuando presionan por saber si uno es Rosista o anti Rosista; lo cual me lleva a lo primero que quiero decir. Ni con Rosas ni en contra de Rosas, si convencido de que la vida de este emblemático estanciero de la Pcia de Buenos Aires, está llena de señales que podrían convertirse en insumos importantes para contribuir a resolver muchas cuestiones inconclusas en nuestro presente. Es Rosas un elemento clave entre otros. La Semana de la Federación transcurre en el mes de marzo, un tiempo cargado de hechos de mucho peso en la vida personal y política de Rosas. Es Rosas una variable aglutinante de un concepto muy rico como es el de Federación. De la misma manera que considero que, Rosas no es la síntesis de nuestra historia como comunidad, si uno de sus componentes centrales; la Semana de la Federación es también el resultado de los aportes de un caudillo de la importancia y de la magnitud de Rosas y otros referentes. La Federación se nutre del pensamiento de políticos de la talla de Artigas, Quiroga, Ramírez, López, Urquiza, Dorrego. Variopinto el panorama, diverso, complejo, pero muy rico. Por lo tanto ni con Rosas ni contra Rosas, sino una mirada amplia y lo más objetiva posible, sobre un momento complejo de nuestra historia que está marcado por grandes contradicciones, pero que también contiene otros aspectos que merecen ser recordados como la Campaña hacía los confines del límite sur. Una campaña definida siempre como un hecho meramente militar cuando en realidad también encierra acciones de tipo culturales, o la interesante Ley de Aduanas de 1835, un aporte al federalismo de la región producto de la percepción política de Rosas en pos de dar respuesta a los reclamos de las economías del interior, estos como otros hechos deben ser considerados por nosotros, en tanto herederos de ese legado y necesitados de encontrar a las contradicciones del presente una respuesta amplia e inclusiva. Se hace difícil no se atrapado por la figura del Gobernador, que todo lo ve y todo lo sabe. Conocedor de los intelectuales de la época, del campo, de las costumbres del hombre común, supo entenderlo y aprovecharlo pero también retribuirle y no lo dicen necesariamente sus seguidores, lo reconocen sus opositores, cuando buscaron desentrañar la carismática influencia de Rosas sobre amplios sectores de la sociedad. Pero si continúo esta línea me excedo en el tiempo. Entonces busco y considero que la figura de Rosas es muy rica pero que a su vez está inserta en otro contexto tan amplio y rico, como lo es el de la Federación. Si Cabe hacer un altar de culto? Creo que esta celebración debe rendir culto a la Federación. Porque, parafraseando a Ravignani, “la formación de la Argentina no se reduce a la acción de un hombre, de una familia, que su historia no se la puede reducir a un mero relato tribal… es mucho más amplia, más generosa”. Es en la riqueza de la Federación, en su versatilidad, en su intrincado proceso formativo, en donde debemos alimentarnos nosotros. Pero no en su faz conflictiva, dual, confrontativa, tan genialmente descripta por Abelardo Ramos en “Polvo y Espanto”, sino en sus aristas transformadoras, en su afán por alcanzar objetivos comunes, en su intención de unificar sobre el respeto de la diversidad, en el convencimiento, de que a pesar de los obstáculos, se pueden encontrar alternativas superadoras, que no anulen ni denigren al otro sino que lo incluya y lo valorice. Esta semana puede ser un punto de inicio en la búsqueda de una revisión de la historia despojada de improductivas diferencias, una semana con una fuerte impronta de color punzó, pero no impuesto, ni absoluto, sino como parte de una paleta que contiene otros colores, matices en los que todos podamos sentirnos identificados. O acaso la Federación no es unidad sobre la base del reconocimiento de las individualidades? A medida que buscaba cerrar estos pensamientos empiezo a darme cuenta que son más bien interrogantes y encuentro que el lugar desde donde lo estoy diciendo es el lugar de alguien que forma , que transmite conocimientos, que incentiva a sus alumnos a cuestionar las verdades reveladas que están a la orden del día. No sé porque, pero interfirió mis ideas la conocida canción... del éxtasis a la agonía oscila nuestro historial…podemos ser lo mejor o también lo peor con la misma facilidad”. Y no sé por qué o sí, Rosas y la Federación no escapan a esta condición, oscilante han sido las consideraciones sobre el caudillo y sobre esta forma de organización, oscilante ha sido nuestro devenir, como encerrados en un rulo sin fin. Pero el tiempo da oportunidades, están a nuestro alcance y estamos ante una posibilidad interesante, la de hablar y hacer. Con Rosas y con quienes no están con Rosas. Quién dice que podamos desde acá dejar la permanente agonía y decididamente elegir estar mejor? Alejandro Cortés En el marco de las actividades de la Semana de la Federación 2013

Leer 5751 veces Modificado por última vez en Martes, 02 Abril 2013 14:04
Prof. Alejandro Cortés

Email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Inicia sesión para enviar comentarios
Facebook
Seguinos en Twitter
Suscribite al Feed